Las aventuras cotidianas del Hernitorrinco.

Solía ser más inteligente.
¡Pregúntame, pregúntame, pregúntame!   ¡Ayúdame, ayúdame, ayúdame!